Testimonio de Yolanda

  • Carme 

Conocí a Carme en el 2005, pocos meses después de que naciese nuestro segundo hijo. Mi hija mayor tenía muchos celos y estaba muy nerviosa; dormía muy mal, estaba irritable … vi un cartel de una charla sobre las flores de bach en los niños y me apunté a escucharla. Me pareció descubrir un mundo nuevo y me resultó tan interesante que quedé con ella y me preparó las flores de bach. El resultado fue espectacular; mi hija mayor que se solía levantar al baño una media de 7 veces cada noche, en solo 1 semana ya se levantaba 1 vez en toda la noche. Las flores la ayudaron mucho, y la verdad es que a nosotros también.

Yo desde siempre he tenido problemas con mi estómago, es el termostato de mi momento emocional y en épocas de muchos nervios me daba muchos problemas; estaba acostumbrada a vivir con ello y me había conformado y resignado. El detonante fue cuando en 2006 empezamos el proceso de adopción de nuestra hija pequeña, fue una época muy dura, de mucha incertidumbre, complicaciones ….. y mi estómago reaccionó de forma desmesurada, a parte tenia contracturas, dolor de espalda … en fin que todas mis emociones las iba somatizando. Me hicieron pruebas y más pruebas y finalmente me diagnosticaron una esofagitis aguda crónica; eso significaba mirarme siempre lo que comiese, nada de chocolate, con lo que a mi me gusta, fuera quesos y un sinfín de restricciones…. Yo que soy una persona de complexión delgada, me preocupaba empezar a adelgazar más todavía; a parte, debía tomar protector de estómago de manera permanente, de por vida! Eso, con 33 años me pareció una condena y no ayudó nada a mi estado emocional, fue entonces cuando fui yo a una sesión con Carme, miramos mi carta astral, me ayudó a entender muchas cosas y a conocerme a mi misma, escucharme, escuchar mi cuerpo, entender porqué me pasaban algunas cosas y a sanar. A partir de ahí empecé un proceso de trabajo personal con sus sesiones, la ayuda de las flores de Bach, sus orientaciones y consejos. Hoy con 47 años tengo a mi estómago como cualquier otra persona, como lo que me apetece, me siento mucho mejor conmigo misma, he hecho un proceso y una evolución de la que me siento orgullosa. Veo las cosas, la vida de otra forma mucho más positiva, pues yo antes era muy negativa y a las dificultades intento darles la vuelta y verlas como oportunidades. Estoy muy agradecida de su disponibilidad, de su profesionalidad y de su cariño. Cuando tengo períodos de más estrés o creo que necesito una ayuda no dudo en pedirla. Mi hija mayor durante la adolescencia estuvo tomando flores de bach, ahora el mediano en plena adolescencia también las toma y mi marido que por cierto era bastante escéptico, viendo los resultados se animó a ir y probar. Me siento agradecida a la vida por cruzarme en el camino con Carme y empezar un proceso de crecimiento que me ha cambiado muchísimo y ha ayudado a mi familia en los momentos que ha sido necesario. Continuamos vinculadas y se que puedo contar con ella cuando lo necesite.